Nos es difícil separar las prácticas físico-deportivas recreativas de aquellas que tienen un fin de mantenimiento de la salud. Para las recreativas, las cuestiones en relación a la accesibilidad de la información y física, así como la especialización profesional del responsable de la actividad y el material adaptado, son requisitos imprescindibles.

Actualmente estos servicios son provistos por entidades que no son federaciones deportivas al uso, con excepciones notables.
El papel de clubes especializados, fundaciones y asociaciones es mucho más determinante y la linde entre lo recreativo y lo competitivo es difusa. Muchas de las actividades realizadas no tienen que ver con los deportes reglados y sí con el ocio activo, las actividades en el medio natural a diferentes niveles y las actividades de expresión corporal, el teatro o la dramatización.

Por otro lado, las práctica con un fin saludable, muy en boga actualmente en nuestra sociedad occidental, está siendo cada vez más demandada por personas con discapacidad, normalmente relacionadas con el mantenimiento / mejora de la condición física (“physical fitness”). Curiosamente estas prácticas se están desarrollando mayoritariamente de manera inclusiva en los centros deportivos, de ocio saludable, de fitness, o gimnasios, con las adaptaciones adecuadas en materia de accesibilidad, adaptación en cuanto al equipamiento y con la adecuada capacitación profesional. Muchas veces, el servicio es provisto
por los servicios deportivos municipales, comarcales o territoriales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR